Whatsapp / Telegram +(506) 8398-4732 mujerymujer@gmail.com

La mujer y el hambre

La mujer y el hambre

Alejémonos brevemente del news feed de Facebook, de los memes de toda índole, de la campaña de este u otro candidato, de las series televisivas y cuanta información nos bombardea día a día. 
Por un solo segundo, por favor contemplemos juntas la siguiente frase que expone el Programa Mundial de Alimentos (“World Food Programme”) en su página web:
Mujeres y niñas constituyen alrededor del 60% del total de personas que padecen hambre crónica en el mundo.”
y continúa:
“Lo anterior se debe a la falta de acceso igualitario a recursos, educación e ingresos, y porque no forman mayor parte de la toma de decisiones. Por experiencia se sabe que, en manos de mujeres, es más probable que la comida llegue a la boca de niños con hambre”
Entonces, déjenme tratar de comprender algo:
¿Los hombres, al tener comida, la consumen antes que compartirla con niñas y mujeres? ¿O es que sólo ellos tienen acceso a alimentos en su gran mayoría?
Repito cierta parte de la cita:
“Por experiencia se sabe que, en manos de mujeres, es más probable que la comida llegue a la boca de niños con hambre”
Esto quiere decir que, si los alimentos los manejan y distribuyen los hombres, ¿intencionalmente no llegan a boca de niños con hambre?
Esta pregunta me ha estado dando vueltas en la cabeza durante días.
Además de verme en el deber de entender el mal manejo de bienes y recursos como una práctica continua, encima me veo enfrentada a la realidad de que, en pleno siglo XXI, la mujer sigue siendo discriminada de acceso a recursos, de oportunidades de educación, y, encima, de las decisiones que se toman en su ambiente.
¿En dónde queda la mujer, entonces?
Esto por ni siquiera preguntar adónde queda la mujer lesbiana en el rompecabezas que pareciera ser este mundo a veces. Aunque quizás sería interesante averiguar precisamente cuáles variaciones, si es que hay algunas, existen en la realidad de estas estadísticas bajo el microscopio de la identificación sexual femenina.
Independientemente de cuáles sean las respuestas más acertadas en cuanto a todas las preguntas anteriores; creo que estos datos traen consigo una verdad incuestionable. Y es que estas cifras parecieran claramente hacer un llamado a que, como mujeres, hagamos esfuerzos individuales y colectivos por mejorar las circunstancias de la mujer a nivel mundial. Al menos, y cuando mínimo, en relación con la cantidad de mujeres padeciendo de hambre crónica en el mundo.
No podemos hacernos de la vista gorda. No podemos seguir fingiendo que el mundo está bien cuando nosotras mismas estamos sufriendo en cantidades alarmantes. No podemos seguir quedándonos en la pasividad de nuestra comodidad cuando hay tantas de nosotras que necesitan un cambio; que se merecen un cambio verdadero.

¿Qué vas a hacer al respecto?

Author Info

Alexa Esquivel

Feliz creadora de este sitio, siguiendo un sueño desde el 2001.

No Comments

Post a Comment

Ir a la barra de herramientas